HAMADRIJONLINE
  Pactos
 

El judaísmo es, además de una religión, un pueblo y una nación. Una forma de vida, que, como tal, marca los hitos importantes de la existencia de un judío desde que se nace hasta que se muere.
La existencia del pueblo judío data de miles de años y se proyecta al presente como una civilización y cultura viva y vigente, siempre con continuidad futura. Tres son los pactos fundamentales del judaísmo.
El primer pacto, es la promesa de la tierra de Israel como hogar de los judíos. Su referencia está en Génesis XVIII y es el pacto que está grabado en nuestra carne. Brith Bein Habetarim (el pacto entre las partes), es el fundamento histórico del derecho del pueblo judío a la Tierra de Israel, la tierra prometida al patriarca Abraham. Dice en Génesis XV-8 «... a tu descendencia daré esta tierra y la tendrán como heredad...» y en Génesis XV-18 «... en aquel día hizo el Señor un pacto con Abraham diciendo: a tu simiente he dado esta tierra, desde el río de Egipto, hasta el río grande, el río Éufrates...».
 
 
 
El segundo pacto es el del Brith Milá, la circuncisión del miembro viril, pacto de pertenencia, que inicia el ciclo de vida judío, mediante una ceremonia que tiene lugar cuando el judío varón cumple los ocho días de su nacimiento. Es uno de los preceptos más antiguos. Se remonta a los tiempos bíblicos, aún antes de recibir el pueblo judío la Torá. Consiste en cortar el prepucio del miembro viril, como está escrito en el primer libro de la Torá: Génesis capítulo XVII, versículos 9 al 14) «... y dijo Dios a Abraham: Y tú cuidaras mi pacto. Tú y las generaciones venideras. Éste es el pacto que cuidarán (cumplirán). Será circuncidado todo varón y será la señal de mi pacto entre vosotros y vuestro Dios. A los ocho días será circuncidado todo varón, y estará mi pacto en vuestra carne como pacto eterno...»
 
 
El tercer pacto sobre el que se basa la existencia judía es el Brith Torá, el pacto por el cual el Pueblo de Israel se compromete a cumplir lo escrito la Torá, ley básica y suprema del pueblo judío. Los Diez Mandamientos grabados sobre dos tablas de piedra que Dios le entrega a Moisés para que el pueblo, los hijos de Israel, los cumplan y sean el fundamento espiritual de su existencia. En Éxodo XXXIV ( Shmot) se relata la preparación del pueblo al pie del Monte Sinaí, en pleno desierto, para recibir la ley y hacer este pacto con Dios, único en la historia de la humanidad, en el que todo un pueblo se compromete y jura realizarlo y cumplirlo. En Éxodo XXXIV-27, se lee «... y dijo el Señor a Moisés: escríbete estas palabras, porque según el tenor de estas palabras he hecho pacto contigo y con Israel».
 
Estos pactos fundamentales del judaísmo serán ratificados por los reyes y los profetas, guardados y cumplidos hasta el día de hoy y por siempre. Resumen la fidelidad del pueblo judío a la Torá, la tradición y sus leyes; la identidad y el sentimiento de pertenencia, solidaridad y asistencia latente en la comunidad; la responsabilidad recíproca que un judío tiene hacia otro en cualquier lugar del mundo y en cualquier situación en la que se encuentren; la importancia de la Tierra de Israel y su condición de patria espiritual de todos los judíos, así como de lugar donde se forjaron los principios básicos, históricos o políticos de la vida del pueblo judío. La creación del Estado de Israel marca el comienzo de la redención del pueblo judío después casi dos mil años de diáspora y persecuciones, como el lugar físico renovado del pueblo judío, recuperado como su legítima tierra y estado soberano, donde viven al presente más de cuatro millones de judíos.
 
  Hoy habia 1 visitantes (13 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página! © 2010 - 2012 HaMadrij Radio  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=